El etiquetado nutricional nos informa del valor nutricional y de la composición de los productos alimenticios, con el objetivo de ayudarnos a tomar las mejores elecciones en nuestra compra, y así, llevar una dieta lo más saludable posible. Pero en la práctica, esto no es del todo fácil, ya que la terminología empleada en las etiquetas no es de todo clara, y muchas veces, es necesario unos conocimientos básicos de nutrición para su comprensión.
La alimentación comienza ya con la compra y la elección de los alimentos que van a formar parte de nuestra dieta, por eso, es importante saber en qué elementos del etiquetado nos debemos de fijar para elegir entre la gran variedad de oferta aquellos que sean más adecuados para llevar unos hábitos alimentarios lo más saludables posibles.
Haremos varias publicaciones para ir tratando poco a poco este tema, y así describir, algunos de los puntos más importantes y destacables del etiquetado que afectan a nuestra salud, y cómo mejorar la lectura de este y la elección de los distintos tipos de alimentos.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL
El etiquetado nutricional sirve para informar al consumidor sobre las propiedades nutritivas del alimento.
Actualmente, este debe de incluir obligatoriamente los datos que aparecen en la siguiente imagen en color rosa, y de manera voluntaria, los de color azul.

informacion nutricional

Como se puede observar en la imagen, al lado de las cantidades totales de los diferentes nutrientes que tiene el alimento por cada 100 g/100 ml, a veces, pueden aparecer las mismas cantidades calculadas por porción o por unidad de alimento.
El término porción se refiere a la cantidad de alimento o bebida que razonablemente se espera que ingiera un individuo en un solo acto de consumo, y la unidad de consumo, es una unidad que puede consumirse individualmente del alimento. Pero una sola unidad de consumo no representa necesariamente una porción. Por ejemplo, una onza de una tabla de chocolate podría ser la unidad de consumo, pero la porción sería más de una onza de chocolate.
Para que el consumidor identifique fácilmente el tamaño de la porción/unidad de consumo este se da en medidas familiares como por ejemplo, una loncha o rebanada, una taza, cada barrita etc. En el etiquetado la porción debe ir cuantificada con una de cifra numérica, por ejemplo, número de gramos.
Hay que tener en cuenta que lo que se considera en la etiqueta una porción puede que no sea representativo de lo que nosotros comemos como ración. Hay productos en los que ingeriremos menos de una porción y hay otros, como las patatas fritas de bolsa, snacks, pipas etc donde la porción que aparece en el etiquetado suele ser inferior a la que consumimos.
Por eso es importante que calculemos los datos de calorías y nutrientes en función de la cantidad que nosotros vamos a comer, y al mismo tiempo, los valores asociados a la porción, pueden darnos una idea del tamaño de la ración que debemos ingerir, pudiendo esta ser más grande o pequeña de lo que estamos acostumbrados a consumir en función de lo que nos aporte en cuanto a cantidad y tipo de nutriente.
Las siguientes imágenes representan algunos de los etiquetados que podemos encontrar en el mercado.

ejemplos etiquetado

En la siguiente publicación explicaremos que significan esos porcentajes que aparecen en las imágenes anteriores y como podemos utilizarlos para mejorar nuestra elección de productos.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest