¿Son seguras las bebidas energizantes? (No confundir con bebidas isotónicas)

Las bebidas energizantes, a veces llamadas energéticas, pueden ser seguras si las consumen adultos sanos en cantidades que no aporten más de 400 mg de cafeína al día provenientes de todas las fuentes, incluyendo el café y el té. Las bebidas energizantes NO deben de mezclarse con alcohol. Cuando se mezclan las bebidas energizantes con alcohol, los efectos del alcohol pueden ocultarse, y esto puede llevar a que las personas conduzcan en estado de ineptitud. Health Canada ha descubierto síntomas tales como nauseas, vómito y pulso irregular por el consumo excesivo de bebidas energizantes o por usarlas con alcohol.
Los adolescentes tienen más probabilidades que los adultos de tener efectos secundarios debido al consumo de cafeína y a la cafeína en combinación con el alcohol. Los anuncios de bebidas energizantes generalmente están dirigidos a adolescentes y adultos jóvenes.
bebidas energizantes



Bebida                                 Tamaño (ml)     Cafeína (mg)     Azúcar (gr)     Calorías (kcal/)
Cola                                              355                    36-46                   40                        143
Café                                              240                   119- 181                0                            2
Red Bull                                       355                     113.6                   39                       156
Monster Energy                          473                      164                     53                        197
Rockstar Energy Drink               75                        200                       -                           -
Nos                                              650                        343                    74                       296


Bebidas energizantes: ¿sí o no? La recomendación de la Academia Americana de Pediatría es definitiva: ni los niños ni los adolescentes deben consumir este tipo de bebidas por el peligro que representan para su salud. Además, aconsejan:

  • Que los niños y los adolescentes reduzcan el consumo de las bebidas deportivas que contengan carbohidratos, ya que aumentan el riesgo de obesidad y de la erosión del esmalte dental.
  • Que los niños y los adolescentes que practiquen deportes consuman bebidas deportivas en combinación con agua cuando realicen actividades muy intensas que requieran el reemplazo de carbohidratos (azúcares) y electrolitos (minerales como sal y potasio).
  • Que el resto de la población infantil y adolescente use agua como su principal fuente de hidratación. Los expertos no aconsejan que beban bebidas deportivas durante las comidas.

Un porcentaje importante (entre el 30 y el 50 %) de niños, adolescentes y adultos jóvenes, consumen regularmente bebidas energizantes.
Este efecto "moda" tiene un riesgo para los jóvenes consumidores; de hecho numerosos informes pusieron en evidencia numerosos efectos secundarios.
Estas bebidas energizantes contienen cafeína (4 a 5 veces superior a la de los refrescos habitualmente consumidos), taurina (que aumenta la contractilidad de los músculos), azúcar en forma de glucuronolactona (es un azúcar derivado de la glucosa), vitaminas y edulcorantes.


Efectos secundarios
Los numerosos efectos secundarios fueron puestos en evidencia:

  • Convulsiones
  • Taquicardia y trastornos del ritmo cardíaco
  • Hipertensión arterial
  • Diabetes
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos de comportamiento y del humor: conducta agresiva, violencia, irritabilidad, alucinaciones...


Interacciones con medicamentos
Las bebidas energizantes pueden tener interacciones con ciertos medicamentos.


Aumento de los efectos del alcohol
Las bebidas energizantes aumentan el efecto estimulante del alcohol.
Riesgos aumentados por beber bebidas energizantes
Un estudio publicado en 2008 en la revista "Journal of Adolescent Health", basado en 795 estudiantes de New York, mostró que los que consumían muchas bebidas energizantes, ya sea seis veces o más al mes, tenían en promedio tres veces más riesgos que los consumidores poco asiduos y los no consumidores de ser fumadores, de haber abusado de medicamentos, pero también de haberse peleado violentamente durante el año anterior al estudio. Por otra parte, también tenían dos veces más riesgos de fumar marihuana y de tener un consumo problemático de alcohol. (Fuente Relax news).
 

 

Recomendar
  • gplus
  • pinterest