picaduras de garrapata en el monte

En el 2016 hubo en España 2 casos de una enfermedad de la que poco se había oído hablar hasta aquel entonces: la fiebre de Crimea-Congo.
En aquel momento un hombre de 62 años que contrajo la enfermedad en Ávila y la enfermera que lo atendió en el hospital fallecieron a causa de ésta. Coincidió poco después de la epidemia de Ébola que azotó África en la región occidental y la alarma fue manifiesta, dado que también se trataba de una fiebre hemorrágica con una alta letalidad.
Desafortunadamente, en este mes de agosto de 2018, falleció en Ávila un cazador de 74 años por la misma causa.

¿Y que es la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo?
Pues se trata de una infección vírica que se transmite por la picadura de una garrapata (principalmente del género  Hyalomma) o por la manipulación de secrecciones o fluídos de animales o personas infectados. Las zonas donde se han registrado casos son África, Rusia (Crimea), China, Oriente Medio, Bulgaria, Balcanes, Turquia, Grecia y ahora España.

¿A qué es debida la aparición de esta extraña y mortal infección en nuestro país?
Pues la hipótesis más plausible sería la llegada del virus en aves migratorias, que portan garrapatas infectadas pero que no se mueren a causa del virus, y que estas garrapatas hayan perpetuado el ciclo al picar a un huésped local (animales salvajes principalmente), que a su vez pueden ser picados por una garrapata local y perpetuar el ciclo.
En nuestro país las personas que fallecieron a causa de la infección realizaban actividades como caza o senderismo, que presentan riesgo de picadura de garrapata.
Actualmente las zonas de nuestro país donde se han encontrado garrapatas infectadas por el virus son Extremadura, Castilla y León, Castilla La Mancha y Madrid.

¿Y qué pasa cuando alguien resulta picado por una garrapata que porta el virus?
Pues dependiendo del tiempo que permanezca adherida a la piel, aumentará el riesgo de transmisión del virus. Y dependiendo de la inmunidad del sujeto tendrá mayores o menores posibilidades de salir bien parado (desde  una infección asintomática, hasta un proceso “gripal” o una infección mortal con aparición de fiebre, sangrados, hematomas, hepatitis, cefalea, vómitos, dolor abdominal….). La tasa de letalidad del virus es de un 30%, no existe vacuna actualmente y en algunos casos puede responder a tratamiento con un antivírico llamado Ribavirina.

¿Y cómo debemos actuar?
En primer lugar tratar de evitar las picaduras utilizando ropa larga, evitando si es posible transitar por el medio de la vegetación y hacerlo por caminos o senderos habilitados para el tránsito.

¿Y si me pica una garrapata que hago?
Si la vemos, es importante tratar de extraerla adecuadamente en las primeras horas para que disminuya el riesgo de transmisión de microbios. Hay que tener en cuenta que las ninfas de una garrapata tienen un tamaño muy pequeño y apenas resultan identificables para el huésped.
En nuestro medio serían mucho más frecuentes tras la picadura de garrapata otras enfermedades como la borreliosis de Lyme que se manifiesta inicialmente con una lesión cutánea roja que crece progresivamente y que no da síntomas (eritema migratorio) y que si se deja sin tratar puede ocasionar cuadros graves cardiológicos o neurológicos y las rickettsiosis que son enfermedades febriles que asocian lesiones cutáneas generalizadas y muchas veces cefalea, caracterizándose por la aparición de una costra en la zona de picadura de garrapata (mancha negra). Ambas enfermedades responden al tratamiento antibiótico.
Aunque no se recomienda actualmente profilaxis de ningún tipo tras la picadura de garrapata, si es aconsejable estar atento por si apareciese algún síntoma en los días siguientes para consultar con su médico refiriendo siempre el antecedente de picadura. Por ejemplo, el periodo de incubación de la fiebre de Crimea-Congo es de unos 3 días tras la picadura de garrapata, siendo mayor (7-14 días) en el caso de adquirir la enfermedad por la manipulación de fluidos de un animal enfermo.

Dr. Juan Manuel Barja López
[Dr. Especialista en Dermatología y especialista en infecciones de transmisión sexual, Máster en Salud Internacional y Medicina Tropical]

Recomendar
  • gplus
  • pinterest