En ella se realizan las técnicas adecuadas para la detección de este problema, especialmente la determinación de sangre oculta en las heces y la colonoscopia, que es la técnica con mayor sensibilidad y especificidad para detectar este tipo de lesiones. La mayoría de los pólipos pueden ser extirpados mediante métodos endoscópicos, evitando su posible progresión hacia cáncer y una intervención quirúrgica.

Recomendar
  • gplus
  • linkedin
  • pinterest
  • menéame