El Hospital Polusa se ha convertido desde el pasado mes en el primer centro sanitario de Galicia en utilizar una nueva y avanzada técnica para operar las fracturas vertebrales traumáticas y osteoporóticas, utilizando el primer implante intravertebral. Hasta la fecha ha culminado con éxito dos de estas intervenciones, que han venido a confirmar las ventajas respecto a otras técnicas quirúrgicas clásicas. Entre las principales destaca la mayor seguridad, el tiempo en quirófano, que se reduce considerablemente a menos de una hora, al igual que el postoperatorio, ya que al día siguiente el paciente puede ser dado de alta.


Así lo explica el doctor Rodrigo Pedrosa, que tras nueve años en el Hula, es desde hace unos meses el responsable de Neurocirugía del Hospital Polusa. Con respecto a esta nueva técnica comenta que "Está principalmente indicada para fracturas osteoporóticas por comprensión, es decir, el hueso va perdiendo densidad ósea y resistencia, lo que puede producir la fractura, sobre todo en personas mayores". Ahora, señala Pedrosa, "empleamos una técnica percutánea, es decir a través de la piel con una incisión inferior a un centímetro. Este nuevo implante, con mínimo dolor postoperatorio, es más seguro que otras técnicas y requiere un proceso postoperatorio significativamente corto; de hecho, podría ser ambulatoria, pero el paciente debe pasar un control radiológico para extremar la seguridad, por lo que hasta ahora se da el alta al día siguiente".


Se trata de una alternativa, empleada ya en otras comunidades autónomas, a otras técnicas de refuerzo vertebral, como la vertebroplastia, que consiste en la introducción de polimetilmetacrilato, denominado "cemento", que refuerza el hueso fracturado, aunque no permite recuperar la altura perdida. Otra de las técnicas habituales es la cifoplastia, una cirugía que consiste en introducir un balón, previamente a la administración del cemento, que se hincha con la finalidad de restaurar la altura de la vértebra si bien, en ese caso, la distribución del cemento no es tan uniforme. La innovadora técnica practicada en el Hospital Polusa, alternativa a las dos mencionadas, se denomina estentoplastia y "trata la restauración anatómica mediante la liberación de un dispositivo expansible, que recupera progresivamente y controlada en tiempo real la altura de la vértebra y la mantiene mientras se introduce el cemento de forma segura a baja presión", señala. Según explica el doctor Rodrigo Pedrosa, "las fracturas vertebrales osteoporóticas por compresión constituyen un problema clínico frecuente y su importancia es cada vez mayor a medida que aumenta la edad media de la población". En ocasiones los pacientes no responden a los tratamientos farmacológicos, por lo que las soluciones para eliminar este tipo de dolencias son más complicadas. Señala además que "los riesgos anestésicos y la mala calidad del hueso en este grupo de pacientes ancianos hacen menos atractivas las opciones quirúrgicas como la fusión y la instrumentación. Por ello han surgido técnicas menos agresivas sin necesidad de ingresos prolongados, como la estentoplastia y el empleo de este novedoso implante intravertebral".

Recomendar
  • gplus
  • pinterest